Prosperidad y meditación 1

El eslabón entre el pensamiento y la provisión. Quizás pienses, «si mi prosperidad viene básicamente de Dios; si Él es la fuente de toda mi provisión, ¿por qué entonces tantas charlas acerca del pensamiento próspero? ¿qué tiene que ver el pensamiento próspero con mi provisión? La provisión rica de Dios está a tu alrededor, universalmente, como está en forma innata dentro de ti como talento, habilidades e ideas añorando manifestarse. Pero esa rica provisión y sustancia deben ser conectadas para usarse. Tu mente es el eslabón que te une con ellas. Tus actitudes, tus conceptos mentales, creencias y apariencias son tus eslabones con la rica sustancia de Dios y tu acceso a ella. Dios sólo puede hacer por ti lo que Él puede hacer a través de ti, osea que tus pensamientos e ideas dirigen tus reacciones. Así el pensamiento próspero abre el camino hacia prósperos resultados. Empieza hacer contacto con la rica Sustancia Universal alrededor tuyo y con la Sustancia dentro de ti declarando a menudo: » Pongo en movimiento los regalos de Dios dentro de mi y alrededor de mi, y soy bendecido en cada mano con alegría, éxito y verdaderos resultados». Al afirmar esta idea empezarás a poner en movimiento las riquezas del Universo atraiéndola hacia ti y expresándola a través de ti.                                     El éxito adora las actitudes prósperas. Otra poderosa verdad acerca de la prosperidad es que los pensamientos de tu mente hacen de ti lo que eres, y que los mismos pensamientos harán de ti lo que deseas ser en los días por venir. Mientras tanto recuerda constantemente que Dios es la Fuente de toda tu provisión y ella misma hará contacto contigo.

Texto: Las leyes dinámicas de la prosperidad by Catherine Ponder (1962)

Leave Comment

Category: Yoga


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *