Posturas de fuerza: Voluntad y humildad

La ejecución de estos asanas precisa de acción, desde la intencionalidad, dosificando el esfuerzo inteligentemente. Esta forma de “hacer” se describe así en el Bhagavad-gitä – El que ha visto que la no acción está en la acción y la acción en la no acción, es realmente sabio. Aun cuando estés ocupado en la acción, permanece en la tranquilidad de atman. Y el que controla con la mente los órganos de la acción mientras se dedica a actuar sin apego por el resultado, es superior -.

Al instalarnos en la postura a través del esfuerzo adecuado y con una actitud de sonriente acogida, podremos reconocer nuestra propia fuerza, nuestra fortaleza interior. Sin embargo, también es posible que surja la debilidad, la fragilidad e incluso la impotencia. De manera que la dualidad de opuestos podrá ser una vez más afrontada y posibilitar así su integración.

La práctica nos ayudará a afrontar las situaciones del día a día, podemos observar nuestro funcionamiento psíquico interno, nuestros automatismos; vamos a encontrar una gama de matices que van de la fortaleza a la debilidad, de la determinación a la impotencia, de la voluntad a la pereza, de la prepotencia a la humildad, del yo al Ser.

Leave Comment

Category: Yoga


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *