La anguila y Matyasana

El pez, asana de extensión

Nacida de un huevo en las profundidades marinas, la minúscula anguila realiza un viaje de miles de km, que le toma varios años. En su recorrido atraviesa todo tipo de obstáculos, sean estos furiosos torrentes o acantilados rocosos. La anguila que ha remontado el río tiene un cuerpo esbelto y una agilidad esplendida. Su vigor físico, su salud, su vivacidad, su ágil cuerpo, son el recuerdo, la memoria, el resultado de su larga y perseverante lucha. El hombre no debe considerar los obstáculos como enemigos. Por el contrario, con todo su corazón, les debe estar profundamente agradecido.

No tengas miedo de abrir tu corazón, mereces esa oportunidad. Rosario M F

Leave Comment

Category: Yoga


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *